Venture Capital: otra forma de invertir en compañías

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

 

Muchos inversores nos consultan sobre otras alternativas de inversión que nos resulten interesantes. Los conceptos de emprendedurismo, startups, innovación parecen casi estar de moda… pero, ¿en qué consisten realmente este tipo de inversiones? ¿Cuáles son los riesgos y el potencial de retorno?

Venture Capital

Cuando invertimos en acciones de empresas que cotizan en bolsa, estamos colocando nuestro dinero en compañías ya establecidas en el mercado que tienen un modelo de negocio probado que funciona y un mercado establecido. Por el contrario, si invertimos en empresas que se encuentran en un estado más temprano, la situación cambia. El riesgo aumenta y el potencial de retorno también.

Para ponernos en tema, veamos cuáles son las etapas de una empresa desde su nacimiento.

 

  1. Etapa semilla:

Es la etapa inicial, la de la concepción de la idea de negocio y el desarrollo de producto o servicio. Consiste en el primer paso, en el que el equipo, normalmente muy pequeño, se pone en marcha y da forma a ese primer ‘boceto’. No hay, un plan de negocio construido y definido al 100%, ni un prototipo con el que aterrizar en el mercado. La financiación en general proviene de los mismos fundadores o del famoso FFF (“friends, family and fools”, que significa familia, amigos y tontos), que al final de cuentas es nuestro entorno cercano y la fuente más accesible.

 

  1. Etapa temprana:

Se da cuando ya hay un producto en el mercado y empieza a haber una masa crítica de clientes que lo están adquiriendo. La compañía empieza a crecer, aunque de una forma aún incipiente. En este momento, es normal que haya un crecimiento en la cantidad de empleados para dar respuesta a estos primeros desafíos.

Llegan, por tanto, los primeros beneficios y el modelo de negocio, aunque algo ‘precario’, empieza a dar sus frutos.

 

  1. Etapa de crecimiento:

La startup ya está construida y establecida, con una posición más o menos consolidada en el sector y unos beneficios estables. Los productos y servicios siguen mejorándose y haciéndose más competitivos. Para hacer frente a la dura competencia, en esta fase es importante controlar la estructura de costos. Se trata de ir ganando cuota de mercado. En esta etapa, la financiación externa es importante, pero el flujo de caja propio solventa mucha de las necesidades del día a día.

 

  1. Etapa de expansión:

Llega un momento en el que la empresa debe dar el salto, expandirse a otros mercados y segmentos. Es en esta fase en la que lo da. Se trata de un momento delicado en el que cada paso debe estar bien medido y con una estrategia clara. El riesgo ante errores es mayor. Acá el apoyo de financiación externa es fundamental.

 

  1. Etapa de venta:

Esta fase puede suceder o no. Una vez que la startup alcanzó los objetivos planteados al comienzo de su creación, puede optarse por la venta de la misma a una empresa de mayor envergadura, o también, por la entrada en el mercado de valores a través del IPO (Initial Public Offering).

 

 

¿Cómo invertir en startups?

 

Los fondos de capital de riesgo, llamados en inglés Venture Capital (VC), son fondos que seleccionan cuidadosamente y financian proyectos generalmente en la fase de crecimiento con elevado potencial y, a la vez, riesgo. Algunos fondos de VC podrían también hacerlo en la etapa temprana y hasta semilla. De esta forma logran tener un portafolio diversificado de compañías.

 

Estos fondos brindan no sólo financiamiento, sino también mentorías a los emprendedores y algunos servicios como el contable o administrativo. A cambio, se quedan con una participación sobre la empresa.

 

Se trata de compañías con alto potencial de retorno por tratarse generalmente de negocios disruptivos en las áreas de tecnología, biotecnología, software, inteligencia artificial, entre otros.

 

 

¿Cuáles son las desventajas?

 

Generalmente son inversiones ilíquidas que requieren un cierto periodo de permanencia, tienen un elevado nivel de riesgo por tratarse de compañías nuevas con poca trayectoria y que en algunos casos recién están empezando a generar ingresos por ventas. Por eso es que el retorno que se les exige es mucho mayor al de una inversión en acciones de compañías que cotizan en bolsa.

 

 

¿Cuál es la ventaja de invertir a través de fondos de Venture Capital?

 

En este tipo de emprendimientos se suele invertir a través de fondos de VC por una simple razón: la tasa de fracaso de los emprendimientos es muy alta. De acuerdo a Israel Innovation Authority (departamento responsable de las políticas de innovación en Israel), el 6% de los emprendimientos tiene éxito, el 6% sobrevive y el 88% fracasa.

 

Dado que el ratio de éxito es muy bajo, la forma más recomendable de invertir en compañías que se encuentran en un en estas fases previas es diversificando. Ahora sí, cuando una empresa tiene éxito, compensa más que proporcionalmente el capital pedido por las que fracasaron. Existen ejemplos de empresas como Mobileye, especializada en vehículos autónomos y que nació como una startup, y fue vendida a Intel en 15 mil millones de dólares. O Waze, adquirida por Google a 1000 millones de dólares.

 

Un dato adicional que entusiasma tanto a inversores como emprendedores, es la oportunidad de invertir en fondos de Venture Capital de ciertos países que también reciben financiamiento del gobierno sin pedir participación de la compañía a cambio y se hace para incentivar la innovación en el país. De esta forma los inversores se quedan con una participación en la empresa más grande aportando menos capital. Por ejemplo, en Israel hay ciertos programas del gobierno donde el aporte de capital es 6:1. Es decir, los inversores aportan 100 mil dólares, y el gobierno 600 mil dólares.

 

Se trata de un mundo apasionante con muchas oportunidades. Más adelante les estaremos compartiendo muchas más novedades sobre estos fondos. Quienes estén interesados en recibirlas nos pueden dejar sus datos acá.

 

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Crecimiento y valor: dos caras de la misma moneda

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

Mucho se habla de invertir en estrategias de valor, al mejor estilo Warren Buffett, y por otro lado de crecimiento, donde las estrellas hoy en día son las empresas tecnológicas. Hoy el colega Andres Cardenal, CFA, nos presenta su punto de vista al respecto mostrándonos cómo ambas estrategias pueden ser dos caras de la misma moneda.

crecimiento y valor

Escrito por Andres Cardenal, CFA

 

Invertir en activos de alto crecimiento es una de las estrategias más atractivas para generar retornos ganadores a largo plazo. Sin embargo, no siempre resulta sencillo identificar este tipo de compañías y tomar las decisiones de inversión adecuadas. Algunos puntos clave para invertir con éxito en negocios de alto crecimiento.

 

A menudo se diferencian las estrategias de inversión en estrategias de valor o de crecimiento. Los inversores de valor son aquellos que buscan comprar activos a precios de oportunidad, generalmente enfocándose en empresas con ratios bajos de valuación en base a indicadores como precio-ganancias o precio-flujo de caja.

 

Por otro lado, los inversores de crecimiento se enfocan en compañías cuyas ventas y ganancias crecen rápidamente. En este caso, se pagarán ratios de valuación por encima del promedio de mercado, pero a cambio el inversor se posiciona en firmas cuyo valor crece rápidamente en el tiempo.

 

Esta diferenciación puede ser una aproximación útil para comprender cómo funcionan los enfoques esenciales. Sin embargo, conviene evitar las simplificaciones excesivas, ya que es necesario tener en cuenta que valor y crecimiento son en definitiva parte de una misma ecuación.

 

En el fondo, la pregunta central que se hace un inversor es ¿cuál es el valor de la compañía? Si el precio de mercado está por debajo del valor estimado, entonces el activo se encuentra subvaluado y la compra resulta atractiva. En caso contrario, cuando el precio de mercado sobre-estima el valor, estaremos frente a un activo sobrevalorado, situación que conviene evitar.

 

Ahora bien, el valor de la empresa depende principalmente de sus ganancias futuras, las cuales son más importantes que las ganancias presentes. Si las demás variables permanecen constantes, a mayor tasa de crecimiento, mayor es también el valor del negocio. No se necesita un doctorado en finanzas para comprender que una compañía que crece sus ventas al 20% anual es más valiosa que una que crece al 10%.

 

Por lo tanto, cuando calculamos el valor de un negocio debemos tener en cuenta que el crecimiento es una variable central en este cálculo de valor. Un inversor de valor bien puede seleccionar activos con ratios de valuación por encima del promedio, siempre y cuando el crecimiento futuro del negocio amerite esta valuación premium.

 

En el mismo sentido, el inversor de crecimiento debe ser consciente de que no conviene pagar precios excesivamente elevados a la hora de seleccionar inversiones. Incluso cuando la compañía ofrece tasas de crecimiento por encima de la media, la valuación del activo debe mantenerse dentro de límites razonables y justificados en base a ese crecimiento.

 

 

La sustentabilidad del crecimiento

 

Un factor especialmente importante en inversiones de crecimiento es la sustentabilidad de las tasas de crecimiento. Evaluar y medir el crecimiento pasado del negocio no es suficiente para seleccionar activos saludables, ya que la performance pasada no es garantía de crecimiento futuro.

 

Las ventajas competitivas juegan un rol central en este sentido. Cuando una compañía disfruta de tasas de crecimiento excepcionales, lo más habitual es que nuevos jugadores ingresen en el mercado para intentar apropiarse de ese crecimiento.

 

Entonces, es fundamental que la firma disponga de las herramientas necesarias para proteger sus mercados y sus ganancias. Algunos ejemplos de factores que pueden funcionar como ventajas competitivas importantes son: una marca diferenciada, patentes exclusivas, barreras de entrada, o ventajas de costos, entre otras posibilidades.

 

Si las ventajas competitivas no son lo suficientemente fuertes, lo más probable es que el crecimiento se desacelere en el tiempo, o la compañía puede incluso enfrentar un serio deterioro en sus indicadores fundamentales, lo cual generalmente significa un duro golpe para el precio de sus acciones.

 

También es importante evaluar el tamaño del mercado, las tasas de crecimiento en ese mercado y lo que implica ésto sobre el potencial de crecimiento del negocio.

 

En industrias como indumentaria de moda o gastronomía, generalmente los mercados son bastante atomizados. Es decir, los diferentes jugadores suelen tener una porción relativamente pequeña del tamaño total del mercado. Así las cosas, excepto que el mercado esté creciendo con fuerza, una compañía con una alta participación de mercado suele enfrentar generalmente una considerable desaceleración en sus tasas de crecimiento.

 

En el mercado de tecnología, en cambio, suele suceder que unos pocos jugadores de gran tamaño acaparen la mayor parte de las ventas. Además, los productos y servicios tecnológicos muchas veces ofrecen mercados en plena expansión. Teniendo esto en cuenta, resulta sencillo comprender porqué muchas de las grandes empresas de alto crecimiento en todo el mundo operan en mercados relacionados con la tecnología.

 

A la hora de proyectar el crecimiento del negocio también conviene analizar las diferentes posibilidades en lo que respecta a las fuentes de crecimiento: regiones geográficas, líneas de productos existentes o nuevas, nuevas tiendas o ventas en tiendas existentes, y aumentos de volumen de ventas o de precios.

 

Dependiendo del caso en particular, unas variables serán más importantes que otras. Más allá de esto, analizar las diferentes fuentes de crecimiento en la forma más desagregada posible puede aportar mucho en términos de comprender el impacto de diferentes variables y pronosticar el crecimiento del negocio con mayor precisión.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo.

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Diversificando hasta cuando las cosas salen bien

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

En estos momentos en que muchos inversores se inclinan a los activos argentinos por ser exentos de impuestos, no está de más recordar los beneficios de la diversificación.

Cuando hablamos de diversificar, nos referimos nada más ni nada menos que a la idea de “no poner todos los huevos en una canasta”, porque el peligro de no hacerlo nos lleva a un solo camino: perderlo todo.

Imaginemos que tenemos cierta cantidad de dinero ahorrado y lo usamos para invertir en acciones de una sola empresa. Si esta compañía llegar a registrar algún problema, o hasta quebrara, toda nuestra inversión se vería afectada. Es peligroso dejar que nuestra rentabilidad dependa del desempeño de una sola compañía. La misma lógica podemos trasladarla a las inversiones en un mismo país. Si alguna crisis llega a golpear la puerta, toda nuestra cartera de inversión se verá afectada. Así como el resultado de las PASO sigue reforzando un buen panorama para la Argentina, siempre debemos estar preparados para escenarios adversos.

 

¿Qué pasa si dividimos el capital entre varios tipos de activos?

En este caso la rentabilidad depende del promedio de la rentabilidad de todos los activos que componen el portafolio, y las ganancias de unos pueden compensar las pérdidas de otros. Pero lo que es clave y que agrega valor es que el riesgo total de la cartera no es simplemente el promedio ponderado de los riesgos de los activos individuales, sino que se tiene en cuenta la correlación que mantienen entre sí.

 

¿Qué es el coeficiente de correlación?

Tiene un valor acotado entre -1 y +1. Los valores cercanos a cero indican que no hay asociación entre las variables. Valores cercanos a uno indican una asociación fuerte, mientras que los valores cercanos a menos uno indican una asociación fuerte, pero inversa. Veamos que ocurre teóricamente si tuviéramos dos activos en cartera inversamente correlacionado, el E y el F.

Parece que hubiésemos descubierto la fórmula para no perder nunca, o perder lo menos posible. Pero no tan rápido, el desafío real es encontrar activos que tengan correlación negativa, y esto no es tarea sencilla.

 

El oro, por ejemplo, es el activo que suele estar menos correlacionado con el resto. Sobre todo, si lo comparamos con las acciones americanas. Tiene sentido ya que el oro es un activo de resguardo de valor, contra-cíclico, al que los capitales acuden cuando las papas queman y se produce el famoso “fly to quality” (vuelo a la calidad).

 

El coeficiente de correlación no es un dato fijo, se calcula en periodos de tiempo específicos. Con lo cual, puede ir variando a lo largo del tiempo. El el cuadro a continuación, aunque nos puede marear con tantos números, simplemente nos muestra las correlaciones entre diferentes ETFs desde el 6/4/2009 hasta hoy. Por ejemplo, vemos que la correlación entre el ETF de los bonos del tesoro americano con vencimiento mayor a 20 años (TLT – iShares 20+ Year Treasury Bond) tiene una correlación negativa con respecto a las acciones americanas (VTI –Vanguard Total Stock Market ETF), siguiendo un razonamiento parecido al caso del oro.

Retomando la idea del inicio, cuando invertimos sólo en activos argentinos, perdemos los beneficios de tener instrumentos con baja correlación y, en consecuencia, tenemos una cartera con escasa o nula diversificación. No es la idea ser aguafiestas, pero la diversificación que se logra incluyendo activos del exterior simplemente suma.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo.

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Los bonos de Tesla no son negocio

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

 

Elon anunció la intención de emitir deuda por USD 1.5 billones para financiar la producción del nuevo auto que supone ser masivo, el Tesla Model 3. Unas pocas horas luego de pasar por Manhattan, ya había capital interesado por 600 millones de USD. Todavía no se sabe con certeza que tasa pagará la compañía, pero se estima que no supere el 5%. ¿Por qué tan bajo? Porque el mercado lo compra, por el contexto mundial de tasas bajas y porque Tesla cae bien.

Tesla bonds

¿Tiene sentido todo esto?

 

Desde mi punto de vista no. Por varias razones:

  • Al comprar un bono, estamos prestando dinero. ¿Qué significa? Hoy pagamos un precio para adquirir un flujo de fondos predecible y conocido que recibiremos a futuro. Al prestar plata no tenemos un potencial de upside importante. Veamos en que situación nos deja parados. Si a Tesla le va increíblemente bien, los que saldrán de fiesta son los accionistas ya que comparten tanto pérdidas como ganancias. Pero quienes tengan el bono van a recibir el mismo flujo de fondos, ni un centavo más, ni uno menos. A lo sumo verán la cotización del papel de deuda aumentar levemente. ¿Y qué pasa si a Tesla le va mal? Todos salimos perdiendo, los accionistas y en última instancia los acreedores ya que la empresa no tendrá con qué pagarnos.

 

  • En este caso le estaríamos prestando dinero a una compañía que sólo en el último trimestre consumió la cifra récord de USD 1.16 billones de efectivo en aumentar la capacidad de producción y las baterías de los autos. Y no nos quedamos en el último trimestre. Si miramos la evolución del efectivo en los periodos anteriores, vemos un panorama bastante preocupante con flujos de fondos constantemente negativos.

  • Claramente una empresa que tiene un flujo de fondos negativo no puede tener una calificación crediticia muy elevada. Y así es. Según Moodys y S&P, Tesla tiene calificación de B3 y B-, cotizando como bono basura.

 

Una historia parecida es la de Netflix, empresa con gran potencial de crecimiento pero que también se consume su efectivo y tiene el bono al 2024 con un rendimiento menor al 4%. Nada atractivo.

 

Para que quede claro, soy de la gente que cree en el sueño de Tesla y en el proyecto de Elon Musk. Por eso a la hora de evaluar la acción, aunque soy consciente que su precio actual no tenga fundamentos, la sigo viendo con cariño. Pero ahora, ¿ir a comprar el bono? ¿Para quedarme afuera de la fiesta si es que el sueño se cumple y sólo estar presente para pagar los platos rotos si es que las cosas salen mal? No, gracias.

 

Cuando evaluamos un bono no nos importa el potencial de crecimiento de la compañía sino simplemente que nos pague, que no quiebre y que maneje su efectivo con prolijidad así siempre tiene con qué pagarnos. Los bonos de Tesla lamentablemente no tienen atractivo, si queremos participar del sueño tenemos a la acción. Eventos como estos nos podrían hacer pensar que realmente hay una burbuja de bonos en algunos sectores. Pero en verdad no es tan así, lo que ocurre es que los inversores compran la marca y no se fijan si realmente están haciendo buen negocio. Hay muchos bonos que sí rinden bien y de compañías estables que tienen mucho mejor manejo del efectivo, pero claro, sin el glamour de Tesla.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo.

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Venezuela camina por la cuerda floja

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

Un día después de que Maduro haya anunciado la formación de una asamblea que estaría dejando de lado a la Asamblea Nacional electa democráticamente, EEUU anuncia la imposición de sanciones en contra del actual presidente de Venezuela.

Ya hace meses que en Venezuela las protestas en las calles en contra del gobierno son moneda común. Pero con estas sanciones el panorama se complica aún más para el actual mandatario. No es casualidad que la Asamblea Nacional que se quiere dejar fuera de juego esté dominada por la oposición. Es un acto que muestra las intenciones del gobernante de perpetuarse en el poder.

 

¿En qué consisten las sanciones impuestas por el país del norte?

 

La administración de Trump anunció que todos los bienes que Maduro tenga en territorios bajo jurisdicción estadounidense serán congelados y se prohíbe a personas e instituciones americanas realizar transacciones con el mandatario.

 

¿Cómo reaccionan los mercados?

 

La probabilidad de que Venezuela entre en default de pagos de su deuda externa en el próximo año saltó al 64% de acuerdo a datos proporcionados por Bloomberg. A pesar de la riqueza que posee el país en reservas de crudo, los años y años de mala administración gubernamental hicieron que las reservas que tiene el país hoy en día no superen los 10 billones de dólares. Por otro lado, el estado debe cumplir con el pago de USD 1.6 billones en octubre y otros USD 1.9 billones en noviembre. Sumado a las pobres reservas, el problema de liquidez se agrava porque más del 70% de las mismas son en oro.

 

A continuación, podemos ver cuáles son los rendimientos de los bonos soberanos de Venezuela por fechas. Por ejemplo, uno de los más cortos vence en 2018 y rinde 82% en el plazo de 1 año, comprándose en aproximadamente 55 USD. En 6 meses estaría pagando una parte del cupón y en 1 año la amortización final y la otra parte del cupón. El flujo total a recibir hasta agosto del 2018 sería de 113.625 USD por cada 55 USD invertidos hoy. Suena tentador, ¿cierto?. Claro, hablamos de un país que esta a un paso de la cesación de pagos.

 

Aunque el escenario de default pueda ser inminente, recordemos que los bonos soberanos suelen tener un valor de recupero. Tal como sucedió luego del default argentino en 2001, el gobierno tuvo que salir a renegociar con los acreedores y ofrecer el de canje la deuda. Esto ocurrió en 2005 y 2010, y haciendo el pago final de la deuda a los holdouts que no aceptaron el canje recién en 2016 con el gobierno de Cambiemos.

 

El valor de recupero promedio de deuda soberana se estima que ronda los 30 dólares, tomando en cuenta los defaults de países latinoamericanos en el periodo de 1978 al 2010. De todas formas, en el caso de Argentina, el valor de recupero fue más elevado. Para aquellos inversores valientes que no tengan necesidades de liquidez y que estén dispuestos a armarse de paciencia y sentarse a esperar, la mejor estrategia es comprar bonos que tengan bajo costo por papel, para que en el caso de cesación de pagos la pérdida de capital se minimice. Es una inversión no apta para cardíacos y sólo para un perfil de inversor muy arriesgado.

 

La principal fuente de ingresos de Venezuela viene por la exportación de petróleo. No es un país que se pueda dar el lujo de cerrar su economía por mucho tiempo. Tarde o temprano algo tendrá que ofrecer a los acreedores de deuda para volver a insertarse en el sistema y poder salir adelante.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo.

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 
Facebook
TWITTER
Instagram