Deuda argentina: ¿qué va a pasar en el 2019?

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

Macri afirma que “conviene fortalecer al país y no quedar tan expuestos a la volatilidad externa”. Esta fue una de sus declaraciones que hizo a la Radio San Pedro en el marco del 111 aniversario de la Ciudad Bonaerense. Suena casi hasta una linda expresión de deseo. Es como el alcohólico que dice que debe dejar el vicio pero en verdad no encuentra la forma de dejarlo. Perpetuar en el tiempo un modelo en el que el déficit fiscal es cubierto emitiendo deuda externa inevitablemente nos lleva a exponernos a esa volatilidad que tanto incomoda al gobierno.

Cada vez estamos más lejos de aquel momento en el que al país le convenía endeudarse aprovechando el contexto de tasas de interés bajas en el mundo. Ahora, con una Reserva Federal que sube la tasa de referencia sin prisa pero sin pausa, la vida de los países emergentes se empieza a complicar. Se da la famosa “aspiradora de dólares” cuando los inversores salen de los países emergentes atraídos por las altas tasas de EEUU y, a su vez, quienes estaban tomando dinero prestado en dólares para hacer carry trade desarman posiciones y se marchan. Los primeros que van a caer son los que tengan las economías más débiles y dependientes del financiamiento externo. En ese sentido, Argentina encabeza la lista.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

 

La guerra comercial de EEUU con China podría ayudar a que se dé el milagro del aumento de las exportaciones aprovechando la imposición de tarifas que le quitarían competitividad a la producción del país del norte, pero nuevamente caemos en un evento atado a circunstancias externas.

 

Algunos analistas a nivel mundial empiezan a mostrar su preocupación y pronostican el aumento de tasas de default para el 2019 y 2020. A continuación, podemos ver el gráfico de Bloomberg mostrando cómo el riesgo crediticio de los países emergentes ha ido en aumento desde junio.

En estos últimos años de política monetaria acomodativa a nivel mundial y de bajas tasas de interés, el desafío de los inversores era buscar buena renta. En ese contexto y con la promesa de apertura a los mercados internacionales apenas asumió el gobierno Macri, la deuda argentina se volvió atractiva. Pero esas buenas épocas de exceso de liquidez no duran para siempre y justamente ahora están llegando a su fin.

 

De acuerdo a la calificadora de riesgo Moody’s, el fortalecimiento del dólar y la volatilidad cambiaria es uno de los disparadores de defaults en los mercados emergentes. ¿Por qué? Porque cada vez se vuelve más difícil hacer frente al pago de la deuda denominada en dólares en países con monedas devaluadas. Y esto no sólo aplica para la deuda soberana, recordemos que muchas de las empresas privadas también tomaron deuda en moneda dura y eventualmente buscarán hacer frente al rollover de deuda.

 

No hay dudas de que en lo que respecta a voluntad de pago, este es uno de los gobiernos que más la va a tener porque trabajan para el afuera, para el inversor externo. Pero no alcanza con la voluntad sino que también tiene que haber capacidad de pago y un contexto internacional que no se vuelva completamente en contra cuando el año que viene toque lidiar con el refinanciamiento. Más allá de los problemas locales irresueltos en relación al déficit fiscal y la inflación, lamentablemente hay variables externas que por cómo está armado el modelo nos van a afectar mucho más que a los demás países de la región.

 

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

3 Consejos de Warren Buffett para invertir con éxito

Con una fortuna estimada en 84.100 millones de dólares, Warren Buffett es uno de los hombres más ricos del mundo, y el magnate ha construido su cuantiosa fortuna en base a su extraordinaria capacidad para tomar decisiones de inversión en los mercados financieros.

Además, Buffett cuenta con una habilidad excepcional para explicar conceptos importantes en forma simple y efectiva, de forma que todos puedan entender sus consejos. El colega Andres Cardenal nos comparte tres consejos simples y efectivos del también conocido como “Oráculo de Omaha” para invertir con éxito.

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

 

“Sé temeroso cuando los demás son codiciosos y sé codicioso cuando los demás son temerosos”

 

Los precios de los activos financieros no siempre reflejan un estimado racional sobre su verdadero valor fundamental. Las emociones y la psicología de masas juegan un rol central en los movimientos de precios de los activos, y muchas veces generan oscilaciones de precios que resultan excesivas.

 

En un contexto de optimismo generalizado en los mercados, es altamente probable que los precios de los activos resulten demasiado elevados. Por lo tanto, es conveniente que el inversor mantenga la cabeza fría y sea cauteloso a la hora de tomar posiciones de compra.

 

Por el contrario, cuando el pesimismo y el temor son las emociones dominantes en el mercado financiero, entonces probablemente los precios de los activos presenten valuaciones de oportunidad. En este contexto, el inversor debe ser agresivo y capitalizar las oportunidades de compra que puedan presentarse.

 

En general existe un amplio consenso al respecto de que, desde una perspectiva de largo plazo, los mercados bajistas profundos suelen ser grandes oportunidades de compra. Sin embargo, comprender intelectualmente este concepto no es lo mismo que tener la fortaleza de carácter necesaria para aprovechar las oportunidades de compra en un mercado bajista de magnitud. Cuando los precios están cayendo sin pausa y las perspectivas de mercado están en franco deterioro, resulta difícil poder comprar en forma agresiva.

 

Si bien la idea de comprar durante las caídas de precios es bastante simple de entender, la implementación de esta estrategia implica una capacidad excepcional. Al respecto, Warren Buffett publicó en Octubre de 2008 – en el peor momento de la crisis subprime en los Estados Unidos – una carta abierta en el New York Times con el título: “Compra Estados Unidos, Yo Lo Estoy Haciendo”.

 

En plena crisis de mercado, Buffett anunciaba con bombos y platillos su decisión de capitalizar agresivamente las oportunidades de compra en el mercado. Sin embargo, la gran mayoría de los inversores no tuvieron en ese momento la perspectiva de largo plazo necesaria para seguir sus consejos. Queda claro, en base a esta experiencia, que el intelecto a veces no es suficiente para tomar buenas decisiones de inversión, ya que se necesita para eso un carácter firme y un férreo control de las emociones.

 

“Cuando invertimos en compañías extraordinarias con un horizonte extraordinario, nuestro horizonte de inversión es para siempre”

 

Buffett mantiene un horizonte de inversión de largo plazo, y muchas de sus inversiones más importantes han estado en su portafolio durante décadas. Esto está relacionado con la calidad de las compañías en las cuales invierte Buffett, ya que generalmente se trata de negocios con fortalezas extraordinarias.

 

Mientras mayor es la calidad del negocio, mayores son las probabilidades de que sus ventas y ganancias evolucionen favorablemente en el tiempo, y por lo tanto, más conveniente resulta tener un horizonte de inversión de largo plazo. En palabras de Buffett una vez más: “El tiempo es amigo de los negocios maravillosos y enemigo de los negocios mediocres”.

 

Incluso para inversores de corto y mediano plazo, tener una mirada de largo plazo resulta fundamental. Todas las estrategias de inversión atraviesan períodos buenos y malos. Un error muy habitual es cambiar de estrategia cuando los resultados no son lo suficientemente atractivos en el corto plazo. Esto muchas veces conduce a resultados decepcionantes, ya que es habitual que el operador abandone la estrategia precisamente cuando los resultados están a punto de revertirse.

 

El punto central es que tener una mirada de largo plazo es un factor de éxito fundamental, no solo para inversores de largo plazo como Buffett, sino también para operadores de corto y mediano plazo que necesitan poder evaluar los resultados de la estrategia con una mirada amplia.

 

“Parece que existe una perversa característica humana que consiste en hacer lo simple complejo”

 

A menudo, los errores más costosos que suelen cometer los inversores tienen que ver con operaciones demasiado complejas y sofisticadas. Sin ir más lejos, buena parte de los problemas derivados de la crisis financiera de 2008-2009 tuvo que ver con un proceso de compleja ingeniería financiera aplicada al mercado de bienes raíces e hipotecas en los Estados Unidos. Muchos de los inversores que compraron los activos hipotecarios tóxicos no comprendían el sofisticado funcionamiento de los mismos, por lo cual no es de extrañar que el resultado de esas inversiones haya sido desastroso.

 

Lamentablemente, muchas veces las corporaciones en el mercado financiero buscan generar un grado de complejidad innecesario en las estrategias de inversión. Mientras más elaborado y sofisticado es el plan de inversiones, mayores posibilidades tiene el banco de cobrar comisiones excesivas por un servicio de calidad mediocre. Desde este punto de vista, la complejidad innecesaria favorece a los intermediarios y perjudica al inversor.

 

En este sentido, el consejo de Buffett está en la misma línea de lo que piensa otro de los más exitosos gestores de fondos de inversión, Peter Lynch. El punto de vista de Lynch no puede ser más contundente al respecto: “Nunca inviertas en una idea que no puedas ilustrar con un crayón”.

 

¿Querés aprender a invertir? El próximo curso empieza este martes 24/7 a las 18:30 hs a cargo de Daniela Wechselblatt, CFA y con el periodista invitado Mariano Gorodisch. ¡Quedan los últimos cupos! Info e inscripción: cursos@dwglobalinvestments.com

Si sos nuevo: Es un curso que te rendirá y ayudará brindándote los conocimientos y herramientas teorico-prácticas para conservar y multiplicar tu capital.

 Si sos inversor amateur: Si ya has invertido te invitamos a aprender a diversificar tu cartera de inversiones y ayudarte a conseguir mayores  ganancias.

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Claves para comprar acciones en tiempos de tasas de interés al alza

En los mercados financieros todas las variables están interconectadas, y los niveles de tasas de interés pueden tener un impacto considerable sobre los precios de las activos. En tiempos en que las tasas de interés en los Estados Unidos se están moviendo al alza, tener en cuenta los efectos de esta variable sobre los precios es especialmente relevante. El colega Andres Cardenal nos comparte su visión al respecto.

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

 

Tasas de interés y precios de las acciones en general

 

A grandes rasgos, suele considerarse que existe una relación inversa entre las tasas de interés y los precios de las acciones. Sin embargo, es importante evitar una mirada demasiado simplista al respecto, ya que evolución de las variables en los mercados financieros nunca es tan simple como indica la teoría.

 

¿Querés aprender a invertir? Averiguá por el próximo curso para Aprender a Invertir en Bolsa que empieza el 24 de julio. ¡No necesitas conocimientos previos!

 

Desde una perspectiva teórica, el valor fundamental de las acciones se obtiene estimando los flujos de efectivo que genera el negocio y descontando el valor presente de esos flujos de caja. Mientras mayor es la tasa de interés, mayor también es la tasa que debemos aplicar para descontar esos fondos, y por lo tanto, el valor presente del activo es menor.

 

En el mismo sentido, una subida de tasas de interés implica que los bonos son más atractivos en comparación con las acciones. Si el resto de las variables permanece constante, el precio de las acciones debería caer ante una suba de tasas de interés a medida que los inversores venden sus acciones para posicionarse en activos de renta fija.

 

Este comportamiento en los precios puede verificarse en los mercados regularmente, especialmente en lo que respecta a la evolución de las variables a corto plazo. Cuando las tasas de interés suben más de lo esperado por alguna noticia en particular, es de esperar que esto afecte negativamente a las cotizaciones en el mercado de acciones.

 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el comportamiento de los activos en el mundo real no siempre es el mismo que indican los manuales de economía: las variables económicas no se mueven en forma aislada, y muchas veces los precios de las acciones pueden evolucionar favorablemente a pesar de los aumentos de tasas.

 

Cuando las tasas de interés se están moviendo al alza, esto sucede generalmente porque los niveles de actividad económica muestran una evolución vigorosa y el riesgo de inflación se encuentra en aumento. Por supuesto que una economía fuerte implica también mayores ventas y ganancias para las empresas que cotizan en bolsa, lo cual tiene efectos positivos sobre los precios de estas acciones.

 

Desde una perspectiva práctica, los datos históricos indican que el efecto positivo de la aceleración en las tasas de crecimiento económico tiende a compensar con creces el impacto negativo de mayores tasas de interés.

 

Un informe de CNBC analizó los retornos de los mercados de acciones durante 6 periodos históricos de aumentos en las tasas de interés comprendidos entre 1993 y 2016. No solo la evolución de los papeles fue positiva, sino que incluso las ganancias de precios fueron superiores a los retornos que el mercado generó en períodos estables o bajistas para las tasas de interés. Es decir, desde una perspectiva estadística, los datos indican que los períodos de aumentos en las tasas suelen ser favorables para el precio de las acciones a mediano plazo.

 

Ganadores y perdedores de las subidas de tasas de interés

 

Dentro del grupo de las acciones en general, el impacto de una suba en las tasas de interés puede ser muy diferente para los diversos sectores. Los grandes perdedores de un aumento en las tasas de interés suelen ser las compañías en sectores estables y maduros, como servicios públicos y consumo masivo.

 

Estas empresas generalmente distribuyen grandes sumas de dinero en dividendos, y el mercado suele asociarlas con alternativas de inversión de renta fija debido a estos dividendos tan atractivos. Cuando aumentan las tasas de interés, los inversionistas suelen abandonar estos sectores para buscar mejores oportunidades en el mercado de bonos.

 

Además, las empresas en estos sectores suelen operar con altos niveles de apalancamiento financiero. Un aumento en las tasas de interés incrementa el costo de la deuda, afectando negativamente los niveles de rentabilidad del negocio.

 

Los más favorecidos en contextos de aumentos de tasas de interés suelen ser los sectores íntimamente ligados a los niveles de actividad. Por ejemplo, tecnología y consumo discrecional son segmentos de la economía que dependen materialmente de las tasas de crecimiento económico, y son los que más se benefician cuando la economía se encuentra fuerte.

 

El sector financiero es particularmente sensible ante los movimientos en las tasas de interés, y su comportamiento de precios presenta algunas características particulares. Los bancos toman dinero a plazos cortos de tiempo para prestar o invertir ese dinero a plazos más extensos. Por lo tanto, el sector depende materialmente del spread (diferencial) entre tasas de interés a corto y largo plazo.

 

A grandes rasgos, cuando el nivel general de tasas de interés está en aumento suele suceder que se incremente también el spread de tasas, lo cual incrementa los niveles de rentabilidad en el sector financiero. Aunque este no siempre es el caso necesariamente, y si las tasas de corto plazo aumentan en mayor medida que las de largo plazo, esto disminuye la rentabilidad del sector.

 

En conclusión, un contexto de aumento de tasas de interés beneficia a los sectores cíclicos y fuertemente ligados a las tasas de crecimiento económico, mientras que perjudica a los sectores más estables, con dividendos elevados y altos niveles de endeudamiento. En el caso del sector financiero, lo más importante es el spread temporal de tasas de interés: si bien el mismo tiende a aumentar cuando suben las tasas, este no es siempre el caso.

 

Te invitamos a la charla que se hará el 18/7. Inscripción gratuita acá.

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Trump vs. el mundo: tensiones comerciales y tarifas sobre 34 mil millones de dólares

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

Se espera que a partir de mañana EEUU imponga de forma efectiva tarifas sobre USD 34 mil millones en productos chinos. Aunque con Trump todo puede cambiar hasta el último minuto, este fue el anuncio que por ahora se mantiene.

¿Es parte de las tácticas de negociación del presidente de EEUU de las que saldrá bien parado o realmente el mundo está por entrar en una guerra comercial? Viendo los antecedentes de Trump, tranquilamente podría tratarse de una “exageración” para lograr ajustes comerciales moderados. Pero aunque esta sea la intención, el tiro podría salirle por la culata.

 

Hasta los analistas de los grandes bancos de inversión encuentran difícil predecir el efecto de la imposición de tarifas. Pero lo que sí acuerdan es que de seguir esta situación la volatilidad en los mercados habrá llegado para quedarse.

A continuación podemos ver la volatilidad en las acciones europeas y cómo cada vez que se habló de tarifas ésta se disparó. China no es el único afectado sino que Trump también anunció tarifas a la UE (Unión Europea) sobre el acero y aluminio, lo que desencadenó que la UE anuncie la imposición de aranceles del 25% sobre ciertos productos americanos incluyendo las motos Harley Davidson y que a su vez, el país del norte responda con un 20% de tarifas sobre autos europeos.

 

La compañía tradicional americana de motos expresó que mudaría las fábricas que produzcan para la UE fuera de EEUU para evitar el aumento de los costos. La respuesta de Trump no tardo en llegar: “Si mueven la producción fuera de EEUU pagarán más impuestos que nunca. Los clientes no están contentos con esta decisión”, “nuestra administración esta trabajando con otras compañías de motos que quieren ingresar al país”. Se está viviendo una dinámica donde la tensión no deja de crecer. Vemos que las compañías más afectadas son las que tienen producción globalizada. Al menos hasta que se acomoden, tal como lo intenta hacer Harley Davidson, que claramente pondrán todos sus esfuerzos en proteger la rentabilidad y el valor de los accionistas.

 

 

La guerra deja a algunos bien parados

 

En cuanto a los commodities, también China planea poner impuesto sobre la soja haciendo que a los granjeros americanos les cueste más competir con otros países productores. Argentina y Brasil pueden quedar mejor posicionados para venderle a China frente a EEUU por poder exportarle al gigante asiático sin pagar tarifas. Nuevas puertas se abren.

 

Como conclusión, el desconcierto siempre aumenta la volatilidad de los mercados financieros y eso es lo que está pasando. ¿Cuál es el as que Trump tiene bajo la manga en una guerra que parece perjudicar a todos? ¿Es su idea apostar a que los demás países salgan más perjudicados que EEUU y así ganar en términos relativos? La realidad es que el mapa comercial está cambiando y todavía los efectos no son claros. Pronto veremos cómo sale el ranking de ganadores y perdedores.

 

¿Querés aprender más? Empieza una nueva edición del curso Aprendé a Invertir en Bolsa el martes 24/7 a las 18:30 hs. Docente: Daniela Wechseblatt, CFA. Expositor invitado: Mariano Gorodisch, periodista de El Croinsta. Encontrá más información acá o escribinos a cursos@dwglobalinvestments.com

Recomendación de YPF que dimos el lunes a través de El Cronista. 

 

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 
Facebook
TWITTER
Instagram