El ajedrez electoral y la curva de bonos invertida

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA – Columna para Perfil

 

Estamos comenzando la partida de ajedrez electoral y ya acercándonos al cierre de las listas de precandidatos se ven las primeras jugadas. Al incorporar a Alberto Fernandez en el mapa con un perfil más moderado, ¿será que se rompe con el escenario binario de “Macri o default”? Eso es lo que interpretaron los mercados y por eso el tibio optimismo de los últimos días.

 

 

Curva de tasa de bonos argentinos invertida

 

Esta situación, de todas formas, no cambia el escenario de curva de tasa de bonos invertida que se viene presentando en el último tiempo. ¿Qué significa que los bonos cortos rindan más que los largos?

 

Cuando en finanzas se estudia la relación entre el retorno de un bono y su vencimiento, la teoría nos indica que cuanto más largo es el bono, más rendimiento (TIR) debe tener.

 

En circunstancias normales, las inversiones a largo plazo tienen rendimientos más altos debido a que los inversores están arriesgando su dinero por períodos de tiempo más prolongados y a cambio exigen un retorno más elevado.

 

En el caso de los bonos argentinos esto no se cumple y terminamos con una curva invertida. ¿Por qué? Por el elevado riesgo de default.

 

El aumento del riesgo de default hace que muchos inversores opten por ir a bonos largos. Se especula que los bonos más largos tienen más tiempo de recuperarse en caso de concretarse un escenario de cesación de pagos y que tienen menos para perder por sus menores paridades en el caso de una futura reestructuración.

 

Por otro lado, los inversores que piensan que Argentina no va a entrar en default aprovechan y se quieren asegurar rendimientos altos por tiempo prolongado.

 

¿Buscás asesoramiento financiero? Contactate con nosotros acá.

 

Esto es lo que refleja el mercado de bonos soberanos argentinos en la actualidad. Como podemos observar en el gráfico a continuación, el bono más corto que vence en octubre del 2020 (AO20) tiene una TIR de 17,60% mientras que el bono del centenario (AC17) rinde 10,35%. Vale aclarar que el Bonar 2020 es ley argentina y el bono a 100 años ley Nueva York, dándole un mayor atractivo jurídico.

 

IAMC

Fuente: IAMC

La realidad es que el monto de los vencimientos de deuda que debe enfrentar el país el año que viene no son preocupantes. Se trata de unos 21-22 mil millones de USD aproximadamente y una cuarta parte provendrá de los desembolsos del FMI a ser entregados en 2020. Cualquier país en condiciones medianamente estables debería poder salir al mercado y levantar el monto remanente sin problemas, pero en un año electoral lo más simple se puede volver completamente incierto. Al mismo tiempo, un desenlace favorable traería una normalización de la curva.

 

Esperaremos para ver cómo se va dando la partida de ajedrez. Una continuidad de Cambiemos facilitaría cualquier renegociación necesaria con el FMI, un triunfo K complicaría el panorama y la Alternativa Federal aún en construcción. Claro está, nos espera un año no apto para cardíacos.

 

 

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas.

Bonos argentinos: adiós inversores conservadores, bienvenidos fondos de cobertura

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA – Columna para Perfil

 

La semana pasada hubo una venta masiva de bonos argentinos. Mucha gente se preguntó: ¿quiénes están vendiendo? ¿Y quiénes son los que están comprando? Evidentemente está cambiando el público de tenedores de deuda argentina.

 

Entendamos primero quienes fueron los que acumularon bonos argentinos durante estos últimos años:

 

. Fondos de bonos de mercados emergentes del exterior

Desde el cambio de gobierno a fines del 2015, muchos fondos del exterior vieron la oportunidad de entrar en deuda local con la expectativa de una reducción en el spread de riesgo y de potenciales subas en la calificación crediticia. Recordemos que, idealmente, uno de los objetivos de Macri era volver a llevar a la deuda argentina a la categoría de grado de inversión (elevada calificación crediticia). Con el diario del lunes entendimos que este sueño quedó completamente frustrado y que estamos cada vez más cerca de la caída al precipicio que de salir a flote. Estos fondos teóricamente tienen una ponderación asignada para la deuda de cada país, en el caso de los bonos argentinos varios quedaron sobre ponderados (“overweight”). Son los que hoy en día están queriendo volver a una ponderación acorde o incluso quedar por debajo de la porción asignada (“underweight”) dado el gran aumento en el riesgo de los últimos meses. Son fondos con un perfil conservador a moderado, con lo cual, la prudencia incentiva la reducción de posiciones.

 

. Inversores individuales

La segunda categoría de inversores son los individuales. Entraron en deuda argentina durante el 2016 y 2017 post blanqueo incentivados por las exenciones impositivas. La reforma tributaria aprobada por el congreso en diciembre del 2017 hizo que esta situación cambie y que los bonos queden alcanzados por ganancias, situación que incomodó fuertemente a este grupo de pequeños y medianos ahorristas. Estos inversores también tienen un perfil de riesgo conservador a moderado, y la situación de la deuda argentina de hoy en día no los deja dormir tranquilos. Muchos de ellos ya asumieron las pérdidas y salieron y otros están en proceso.

 

 

 

¿Quiénes son los nuevos jugadores del mercado?

 

Siempre que haya vendedores tiene que haber alguien que esté comprando sino los precios caerían sin piso. La gran pregunta es, ¿quién está comprando bonos argentinos en este momento de altísima volatilidad?

 

Se trata principalmente de hedge funds o fondos de cobertura. Son fondos que compran deuda de países o compañías a precios muy por debajo de su valor nominal debido al elevado riesgo de default. Es una estrategia de riesgo, por eso se considera que es sólo para inversores calificados. Un ejemplo de este tipo de fondos es Elliot Asset Management, dirigido por Paul Singer, que fue el fondo que compró deuda argentina luego del default del 2002 y que inició acciones legales en el tribunal de Nueva York hasta concluir con una sentencia favorable para el fondo en el 2012. Esto fue lo que llevó a la Argentina al famoso default selectivo del 2014.

 

En este momento no estamos ni cerca de aquel escenario post default pero estos son los tipos de fondos que se nos van a ir acercando si el desempeño de los bonos argentinos continúa como hasta ahora.

 

 

¿Cuál es el escenario actual?

 

La decisión de que el Banco Central y el Tesoro puedan salir a vender dólares para contener una posible corrida cambiaria tiene como objetivo lograr estabilidad de la moneda, pero la contrapartida es que erosiona la futura capacidad de repago de deuda del país. Tanto las reservas como los dólares del FMI estaban destinados a respaldar los pagos de deuda de este año y el que viene, no para financiar la fuga de capitales. Esto claramente perjudica la situación de la Argentina. Por otro lado, cada vez se abre más el spread entre bonos Ley Nueva York y Ley Argentina. Es esperable que esto ocurra en la medida en que el riesgo país aumenta. Hoy en día los bonos más golpeados son los Ley Argentina porque el mercado interpreta que tendrían menos garantías jurídicas.

 

 

Como conclusión, el resultado del aumento del riesgo de la deuda local hace que veamos un cambio de “interesados” en los bonos argentinos. Sale el público conservador o moderado y se le abren las puertas al capital de riesgo.

 

 

El martes 7 de mayo estaremos dando una charla gratuita para Pymes, inscripción acá

Imagen

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas.
Facebook
Instagram
Suscribite a nuestro Newsletter gratis!
Newsletter