Warren Buffett: Las acciones de Berkshire aportan calidad y solidez

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

 

Berkshire Hathaway (BRK.b) es el holding de inversiones liderado por Warren Buffett. La compañía cuenta con presencia en negocios como seguros, consumo, servicios financieros, servicios públicos, transporte, y salud, entre otros. Adicionalmente, Buffett y su equipo de gestión administran el capital financiero de la compañía realizando inversiones en los mercados regularmente.

 

No es ningún secreto que Warren Buffett es uno de los inversionistas más exitosos de la historia, con una fortuna personal estimada en cerca de 80.000 millones de dólares en base a su gran talento para gestionar capital a lo largo de los años.

 

Lo cual es muy interesante, la mayor parte del capital de Buffett se encuentra invertido en las acciones de Berkshire Hathaway. Por lo tanto, cuando un inversionista compra acciones de Berkshire en el mercado se está posicionando de forma tal que se beneficia de las decisiones de inversión que toma el equipo de gestión de inversiones liderado por Warren Buffett. En definitiva, invertir en Berkshire implica que Buffett está gestionando tu capital de la misma manera en que gestiona su propio dinero.

 

¿Querés invertir en acciones de Berkshire? Contactate con nuestro equipo. 

 

Los resultados de la compañía para el tercer trimestre de 2018 superaron las expectativas del mercado. Berkshire Hathaway reportó ganancias de 7,52 dólares por acción por cada unidad de acciones clase B. El dato superó ampliamente los pronósticos del mercado, ya que los analistas que siguen a la compañía pronosticaban en promedio ganancias de 2,55 por unidad.

 

Adicionalmente, Berkshire re-compró durante el último trimestre 4.14 millones de unidades de acciones clase B. El dato es interpretado como una señal de optimismo por parte de la compañía, ya que el único motivo por el cual Buffett podría tomar la decisión de recomprar acciones de la empresa es porque considera que las mismas se encuentran subvaluadas en comparación con las perspectivas del negocio y su valor fundamental.

 

 

El problema del tamaño a la hora de gestionar capital

 

Uno de los principales problemas que enfrenta Berkshire Hathaway es que la compañía ha alcanzado un tamaño fenomenal, siendo una de las empresas más grandes del mundo y con una capitalización bursátil de cerca de 485.000 millones de dólares. El tamaño de las operaciones suele tener un impacto desfavorable sobre la rentabilidad de los activos.

 

Cuando un inversor gestiona sumas relativamente pequeñas de capital, puede invertir en empresas pequeñas, lo cual implica generalmente mayores riesgos y también un mayor potencial de ganancias en comparación con las empresas grandes. En cambio, en el caso de un inversor que gestiona grandes sumas de dinero, las compañías demasiado pequeñas quedan fuera del campo de acción, ya que no ofrecen la liquidez suficiente para invertir grandes sumas.

 

El mismo Warren Buffett ha admitido que el tamaño de sus base de activos reduce notablemente la rentabilidad de sus inversiones. En su carta a los inversores del año 1999 Buffett escribió:

 

“Si estuviera manejando un millón de dólares hoy, o 10 millones para el caso, estaría completamente comprado. Cualquiera que te diga que el el tamaño no lesiona la performance de las inversiones está tratando de vender algo. Las mayores tasas de retorno que tuve fueron en 1950. Destrocé al Dow. Deberían ver esos números. Pero estaba manejando chirolas en aquellos tiempos. Es una gran ventaja estructural no tener mucho dinero para gestionar.”

 

Queda claro entonces que los inversionistas en Berkshire Hathaway no pueden esperar que la compañía produzca retornos espectaculares de sus inversiones en el corto plazo. Aunque, por otro lado, esta cuestión se encuentra claramente incorporada en las expectativas del mercado y por lo tanto también en la valuación de las acciones de Berkshire Hathaway.

 

 

Riesgos, niveles clave de precios y valuación

 

En cuanto a los riesgos, Warren Buffett tiene actualmente 88 años de edad. Si bien goza de buena salud, es importante tener en cuenta la incertidumbre que implica un eventual proceso de sucesión al mando de la compañía. La firma ha establecido planes al respecto, aunque nunca puede eliminarse por completo el factor de incertidumbre que esto significa.

 

Adicionalmente, las operaciones de Berkshire Hathaway se encuentran fuertemente expuestas a la evolución del ciclo económico en Estados Unidos y de los mercados financieros. En un escenario de recesión o mercados bajistas, esto sin lugar a dudas afectaría negativamente a los resultados de la compañía.

BRK.b chart (Tradingview)

A partir del segundo trimestre de 2016 las acciones de Berkshire Hathaway emprendieron una clara tendencia alcista que alcanzó nuevos máximos históricos en la zona de 222 dólares por unidad en el cuarto trimestre de 2018. Posteriormente esta tendencia se quebró a la baja en Diciembre del año pasado, y el activo encontró un nuevo soporte de precios en niveles de 185 dólares por unidad.

 

Un primer objetivo alcista se encuentra en la recuperación de la línea de tendencia ascendente, lo cual podría habilitar una recuperación adicional hacia los máximos históricos en la zona de 222. En caso de que las acciones de Berkshire superen los máximos de precios, quedaría el camino despejado para ganancias adicionales de precios a mediano plazo.

 

Alternativamente, un quiebre bajista de la zona de 185 sería muy mala noticia en términos de acción de precios, ya que podría generar un incremento de la presión vendedora, llevando al activo a testear tal vez la zona de 160 dólares por acción.

 

Berkshire Hathaway cotiza actualmente a un ratio precio ganancias de 16,8 veces los resultados esperados para la compañía en el año próximo. Esta valuación se encuentra en línea con el promedio de mercado, lo cual representa un precio más que razonable para una compañía sólida y de calidad como es Berkshire Hathaway.

 

En definitiva, Berkshire Hathaway es una alternativa interesante para inversionistas en busca de un activo confiable y con un nivel de valuación atractivo. Se trata de un buen candidato para comprar con un horizonte de largo plazo y sacando provecho de los ajustes de precios para incrementar posiciones.

 

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

10 años de ciclo económico alcista y 4 claves a tener en cuenta

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA – Columna para Perfil

 

No hay una fórmula mágica para poder reconocer cuando una crisis se avecina. Lo que sí sabemos es que nos encontramos en la última etapa de auge de este extenso ciclo económico en EEUU. ¿Cuáles son las variables a nivel internacional que debemos tener en la mira durante el 2019?

 

  1. Guerra comercial EEUU vs China: ¿Será que el trasfondo de esta guerra comercial es simplemente frenar la locomotora china y evitar que el gigante asiático avance en el liderazgo de la economía mundial?

 

Parece ser que para Trump la disputa comercial pasa por evitar que China le quite el lugar a EEUU como principal potencia económica, ejerciendo presión para que la economía china que ha permanecido cerrada durante años empiece a abrirse de forma más acelerada y lograr una suerte de “igualdad” de condiciones. ¿Dónde radica la dificultad en las negociaciones? EEUU pretende que China se vuelva un país abierto al mercado como muchos otros y este último no quiere ceder. El resultado es que ambos países están sintiendo las consecuencias de las tensiones y se están afectando negativamente las previsiones de crecimiento de ambos. El problema es que incluso aunque se llegue a acuerdos, ya se dejaron sentadas las bases para que la guerra comercial continúe.

.

No hay mal que por bien no venga. Esta guerra comercial termina beneficiando a la Argentina en relación al agro ya que China, en lugar de comprarle soja a EEUU con aranceles, le conviene hacerlo a países como Brasil o Argentina.

 

  1. Aumento de tasas de interés por parte de la Fed demasiado rápido.

La Reserva Federal juega con dos variables de nuestro interés: la suba de tasas y la reducción de su balance. La autoridad monetaria incide sobre la primer variable elevando o no la Fed Funds Rate (es la tasa de interés que los bancos se cobran unos a otros por préstamos de una noche). Ahora, ¿cómo maneja la reducción de su balance? Sabemos que desde la crisis del 2008 con la recompra de activos basura y bonos del tesoro multiplicó su balance por más del doble. En este momento ya habiendo dejado aquella crisis atrás y con una economía fuerte, resulta inevitable hacer el ajuste. La reducción del balance se logra dejando de renovar bonos del tesoro americano en la medida en que van venciendo y así dejan de inyectar (o retiran) liquidez del sistema. Esta medida contractiva seca la plaza y hace que haya menos efectivo disponible en el sistema. La consecuencia es que quienes deseen tomar deuda les cueste más lograrlo y también sea más difícil de renovar la existente. En este caso Argentina entra dentro de los jugadores perjudicados, sumado a las vulnerabilidades internas, el contexto internacional hace que se vuelva más difícil renovar deuda.

 

 

  1. Tensiones geopolíticas y comerciales en Europa: ¿Qué será de Europa luego del 15 de enero cuando el parlamento británico trate por enésima vez el tema Brexit?

Un Brexit abrupto traerá nuevamente la volatilidad a los mercados. Por otro lado, las tensiones en Italia continúan, en un país con un gobierno populista que se ve presionado por la Unión Europea para reducir su déficit (en principio se acordó llevarlo al 2.04% del PBI para 2019, veremos si lo cumplen).

 

  1. Elecciones en países emergentes.

 Entre abril y mayo se llevarán a cabo las elecciones generales en India, que es la quinta economía mundial y la segunda de Asia. La reelección del actual mandatario Modi constituiría la continuidad de un modelo económico que atrajo capitales y buenas noticias para los mercados. En cuanto a América latina este año también hay elecciones en Bolivia y Uruguay, además de las que tenemos en Argentina que merecen un capítulo aparte. Veremos si terminan predominando los mandatarios pro mercados o si hay una vuelta al populismo.

 

 

¿El simple paso del tiempo puede llevar al ocaso de una expansión económica?

Esta es una pregunta que le hicieron a Janet Yellen, expresidente de la Reserva Federal americana mientras estaba en ejercicio y su respuesta fue que no. Ben Bernanke, su predecesor, afirmó que las expansiones más que morir solas son asesinadas (en lugar de tener un aterrizaje suave suelen terminar en el colapso). Veamos a continuación la probabilidad que asume el mercado de que se dé una recesión durante los próximos 12 meses, no supera el 16%:

 

Fuente: Bloomberg

 

Nada nos hace pensar que este año podría finalizar el ciclo económico alcista pero sí vemos turbulencia en el camino. Tengamos en cuenta que veníamos mal acostumbrados de un 2016 y 2017 con ganancias sostenidas y casi sin volatilidad, que no es lo que comúnmente pasa en los mercados. Quitando el frenetismo de los últimos dos meses, lo que vivimos durante el 2018 está más cerca de un escenario más habitual que lo que pasó anteriormente. Lo importante es identificar las variables que están en juego así las podemos seguir y entender el rumbo que toma la economía.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas.
Fuente imagen

¿Cómo gestionar el riesgo? Órdenes tipo stop

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

Cuando tomamos decisiones de inversión en los mercados, controlar los riesgos es una de las prioridades más importantes a tener en cuenta. Existe una amplia variedad de herramientas para gestionar los riesgos, si bien ninguna puede ser perfecta o infalible, conocer estas herramientas y aplicarlas en forma consistente resulta determinante para operar con éxito en los mercados financieros a largo plazo. En la primera parte de esta serie de artículos sobre herramientas de gestión de riesgo explicamos qué son y cómo se usan las órdenes de stop, un instrumento simple y efectivo.

 

En esencia, una orden de stop significa que la operación se cierra cuando el precio del activo atraviesa determinado nivel. El ejemplo más tradicional es el de la orden de stop loss. En este caso se compra un activo a un determinado precio y se complementa la compra con una orden de venta en caso de que el activo caiga por debajo del nivel seleccionado. Este tipo de operaciones funciona muy bien a la hora de acotar el riesgo del portafolio.

 

Desde una perspectiva de gestión de riesgo es muy importante saber cuál es la máxima pérdida posible que estamos dispuestos a asumir en cada posición. En general se recomienda que la máxima pérdida posible no supere el rango comprendido entre 1% y 3% del capital total del portafolio, dependiendo de las características de la estrategia y el perfil de riesgo del operador.

 

Si compramos un activo a un precio de $100 y utilizamos una orden de stop loss en niveles de $90, entonces estamos asumiendo un riesgo de 10% sobre el precio de la posición. Invirtiendo el 10% de nuestro portafolio en esta posición, entonces el riesgo máximo que estamos asumiendo es de 10% de pérdida sobre el 10% del capital, por lo tanto lo máximo que podemos perder en esta operación es 1% del capital total del portafolio.

 

Una alternativa interesante es la de las estrategias de trailing stop. En este caso, se aplica una orden de stop que se ajusta periódicamente en caso de que los precios evolucionen al alza. Por ejemplo, si compramos el activo a $100 y utilizamos una orden de stop en niveles de $90, por cada 5% que aumenta el precio de mercado del activo podemos aumentar también un 5% el nivel de stop. Entonces, cuando el precio sube a $105 el nivel de stop aumenta a $94.5.

El objetivo de esta estrategia es asegurar parte de las ganancias cuando la posición evoluciona en forma favorable, de manera tal que no solo se reduce la posible pérdida potencial en la operación, sino que además se aseguran parcialmente los beneficios.

 

Limitaciones de las órdenes de stop

 

Las órdenes de stop no siempre son del todo efectivas, especialmente en activos como acciones, que pueden tener fuertes gaps de precios. Por ejemplo, si el activo cerró en $100 y colocamos una orden de stop en $90, puede suceder que al día siguiente el precio de apertura esté por debajo de $90, por ejemplo en $85. Este tipo de eventualidades deben siempre tenerse en cuenta, ya que en un escenario de este tipo la pérdida es mayor a la que plantea el diseño de la estrategia en base a las órdenes de stop.

 

En ocasiones puede suceder también que el activo rompa por debajo del nivel de stop, se ejecute la orden de venta, y luego el activo suba de precio. Este tipo de operaciones suelen ser muy frustrantes para el operador, ya que en definitiva se vende a la baja para luego quedar fuera de la posición cuando el precio vuelve a subir.

 

Al respecto, es importante tener en cuenta que ninguna herramienta funciona correctamente en el 100% de las operaciones. Las órdenes de stop tienen como objetivo principal reducir el riesgo de grandes pérdidas, y el costo que el operador paga por esta reducción de las pérdidas implica que en ocasiones puede quedar fuera de la posición demasiado temprano. Muchas veces reducir los riesgos implica también reducir en alguna medida el potencial de ganancias.

 

No obstante, siempre es importante prestar atención a los niveles de soportes a la hora de ubicar las órdenes de stop. Un soporte es un nivel de precios en el cual se producen aumentos de demanda en forma consistente, y los precios suelen rebotar al alza en estos niveles. Por lo tanto, en general se recomienda ubicar las órdenes de stop por debajo de los niveles de soporte para incrementar la efectividad de la estrategia.

 

La principal ventaja de operar con stop

 

Las órdenes de stop presentan grandes ventajas desde el punto de vista de la disciplina y el comportamiento del operador, aspectos absolutamente determinantes en el largo plazo. Una de las principales dificultades que enfrentan los inversores individuales radica en el costo emocional que provoca el tener que cerrar una posición cuando no funciona como se esperaba. A nadie le gusta realizar una pérdida, y en muchos casos las demoras excesivas en asumir una pérdida pequeña implican que el tamaño de esta pérdida se incrementa exponencialmente con el paso del tiempo.

Generalmente es sencillo recuperar el capital de una pérdida pequeña. En cambio, son las grandes pérdidas las que pueden tener un impacto devastador sobre el capital del operador.  Operar con órdenes de stop garantiza en buena medida que las pérdidas potenciales serán de un impacto bajo o moderado.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

¿Para qué sirven los pronósticos de mercado?

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

 

“Los datos estadísticos demuestran que las predicciones de mercado rara vez dan en el blanco”.

 

A medida que nos acercamos a fin de año es habitual que en la industria financiera se publiquen una amplia variedad de pronósticos y estimaciones de todo tipo. Ya sea que hablemos de variables económicas o de indicadores financieros los bancos de inversión suelen realizar pronósticos de lo más diversos y muchas veces los medios de prensa difunden con entusiasmo dichas proyecciones.

 

Por otro lado los datos estadísticos demuestran que las predicciones de mercado rara vez dan en el blanco. Por el contrario lo más habitual es que los pronósticos fallen consistentemente a la hora de predecir los mercados en general o la evolución de precios de un activo en particular.

 

¿Por qué es tan difícil predecir al mercado?

 

Antes que nada es importante reconocer que las predicciones de mercado en ocasiones son realizadas con objetivos sesgados y sin una metodología lo suficientemente rigurosa.

 

Muchos de los así llamados “gurúes de mercado” realizan predicciones agresivas para llamar la atención de los medios de comunicación incluso cuando esto implica que las posibilidades de acertar en el pronóstico se reducen en la medida que las perspectivas se hacen más extremas.

 

Más allá de estas consideraciones en la mayoría de los casos los pronósticos de mercado son realizados por analistas competentes y honestos. El problema no radica en la falta de habilidades de los analistas para realizar pronósticos sino en la dificultad intrínseca que presentan estas proyecciones.

 

Es importante tener en cuenta que el mercado financiero funciona como un sistema adaptativo complejo. Esto significa que los resultados dependen de una amplia variedad de tipos de interacción entre operadores e inversores.

 

Podemos trazar un paralelismo con lo que sucede en el tránsito automotor. Supongamos que una determinada avenida A presenta una reducción de calzada debido a reparaciones. Entonces es probable que inicialmente muchos conductores decidan desviar su camino y tomar la avenida B para evitar el tránsito. Esto habitualmente significa que también va a aumentar el tráfico en la avenida B lo cual probablemente implica que muchos conductores se van a desviar hacia otras alternativas como la avenida C y la avenida D.

 

La evolución del tráfico en estas avenidas dependerá de los niveles de tráfico en cada avenida en diferentes momentos y de la forma en la cual se adapten los automovilistas en sus intentos por buscar el camino más conveniente. Incluso podría suceder que la avenida A – la averiada inicialmente – termine siendo la de menor congestión vehicular si una gran cantidad de conductores decide evitar este camino.

 

El mercado financiero funciona bajo una dinámica similar. Cuando se espera que un activo genere retornos comparativamente atractivos esto atrae órdenes de compra lo cual impulsa los precios al alza y reduce entonces el potencial de revalorización remanente.

 

En el mismo sentido en los mercados de crédito es habitual que se produzcan movimientos en cadena. La entrada de inversores en un determinado mercado genera confianza en otros inversores y cuando el dinero comienza a salir de un determinado mercado la desconfianza acelera los flujos de salida.

 

Las formas en las cuales interactúan los inversores en diferentes tipos de instrumentos son dinámicas y cambiantes y esto hace que predecir su comportamiento y el impacto correspondiente sobre las variables resulte enormemente dificultoso.

 

 

Cómo utilizar de manera inteligente los pronósticos de mercado

 

Incluso si los pronósticos de mercado tienen baja probabilidad de ser acertados esto no significa que carezcan de utilidad. Un aspecto central es que las previsiones nos permiten evaluar cuáles son las expectativas de mercado y tomar entonces decisiones de inversión en función de nuestras propias expectativas y cómo éstas se diferencian del consenso.

 

Por ejemplo podemos evaluar las expectativas de inflación en un determinado país. Si consideramos que el mercado está sobre-estimando la inflación futura entonces tiene sentido invertir en la moneda de dicho país ya que generalmente cuando las tasas de inflación están por debajo de lo esperado esto favorece a la cotización de la divisa en cuestión.

 

En los mercados de acciones es incluso más claro el valor de las expectativas de mercado para la toma de decisiones. Si pensamos que las ventas y ganancias de una compañía en particular van a crecer más vigorosamente que lo que el mercado anticipa seguramente esto implica también que las acciones de la empresa en cuestión van a generar retornos por encima de lo esperado.

 

Además muchas veces resulta valioso tratar de comprender cuáles son los diferentes componentes que le dan forma a un determinado pronóstico de mercado para evaluar la medida en la cual estos componentes se diferencian de las expectativas propias. Por ejemplo podemos poner atención a los diferentes segmentos del negocio para comprender cómo los posibles escenarios de evolución de ventas para cada segmento afectan a la facturación global de la compañía.

 

El punto central es que los pronósticos de mercado generalmente tienen un bajo valor predictivo. Sin embargo son una fuente valiosa de información en lo que respecta a medir las expectativas del mercado y tomar decisiones de inversión en función de las mismas.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Fuente imagen

El éxito del G20 y la doble lectura de la realidad económica argentina

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA – Columna para Perfil

 

Uno de los principales problemas que venía enfrentando el gobierno durante los últimos meses es el desgaste de la imagen del presidente. Un desgaste ocasionado por una economía endeble que pende de un hilo y que parecía no encontrar el rumbo. Con tasas de interés exorbitantes que asfixian cualquier intento de respiro de las Pymes e inflación para el 2018 que superará el 45%, es una recesión que pareció haber llegado para quedarse.

 

Luego del papelón de los “tirapiedras” antes de que empiece el partido Boca-River y con un nivel de expectativas casi por el piso, el hecho de al menos no “dar la nota” durante este evento iba a ser considerado todo un logro. Es como cuando una compañía va a presentar los resultados de los balances, si la expectativa de ganancias es muy baja, cualquier número mediocre que dé apenas por encima va a ser suficiente para que el precio de la acción reaccione positivamente. Ni que hablar si las ganancias reportadas terminan siendo realmente buenas.

 

Claro está que un G20 exitoso no va a resolver todo los problemas que tenemos como país. Pero sí sabemos que ayuda a reconstruir la confianza dañada. La sensación del inversor externo es que “no van a dejar que la economía argentina caiga tan fácilmente”.

 

Una mejora en la confianza de los argentinos en el gobierno repercute directamente en la estabilidad cambiaria. Y la confianza de los inversores externos ayuda a conseguir más opciones de financiamiento. Este envión tiene que ser aprovechado y capitalizado.

 

El mercado argentino abre con fuertes alzas como consecuencia del éxito de la cumbre.

 

Hace tiempo que conviven dos lecturas de la realidad. Como asesora financiera, cuando escucho a los inversores argentinos la película es mucho más trágica que la que ven los inversores del exterior:

 

  • Argentinos: sentimos y vivimos el ajuste. Vemos la debacle, la crisis, el cierre de fábricas, la disminución del consumo. La cuenta de luz subiendo todos los meses, los salarios que en términos reales cada vez son más bajos, aumento de presión impositiva, el tipo de cambio inestable que no nos deja dormir, el peso devaluado que complica las vacaciones en el exterior y un sinfín de realidades que afectan el día a día de cada uno de los ciudadanos de este país.

 

  • Extranjeros: Los inversores del exterior entienden que la Argentina está pasando por un periodo con muchos desafíos económicos. Con una suba de tasas de interés en EEUU que afecta a todos los países emergentes y perjudica el acceso al crédito, un déficit fiscal excesivo que debe ser reducido y que justamente es lo que afecta el humor de los argentinos. A pesar de que no se sabe cómo va a terminar la historia y si se logrará salir de la crisis con éxito, la opinión general es que el gobierno por primera vez está comprometido con la reducción del déficit fiscal. La fuerte devaluación ayuda a que el país recupere la competitividad, además de que la licuación del gasto también nos acerca al objetivo del déficit fiscal primario cero para el 2019, condición fundamental impuesta por el FMI.

 

 

Sabemos que Macri carga con la responsabilidad de hacer el trabajo sucio que ningún mandatario quiere hacer, que es el ajuste. Y es algo que no se hace por convicción, nadie quiere ser el villano de la película. De hecho, se postergó el ajuste los primeros dos años del gobierno por no querer enfrentar la situación y ahora pagamos las consecuencias con el cierre del crédito externo. Es el trabajo que Temer hizo en Brasil y que le costó caro: la impopularidad. La diferencia con el mandatario brasileño es que no se presentó como candidato en las elecciones mientras que la intención de Cambiemos es hacerlo.

 

Estamos de acuerdo sobre el punto al que hay que llegar. Ahora, la forma en que se manejan las cuestiones deja mucho que desear, desprolijidad, cambio de reglas, idas y vueltas. El deseo del presidente Macri de querer quedar bien con todos y que lo convierte en un excelente anfitrión para un evento como el G20, es su talón de Aquiles cuando se trata de negociar con la oposición donde termina cediendo demasiado a las presiones. Un ejemplo de esto fue cuando se accedió a gravar la renta financiera por iniciativa de Massa, erosionando la confianza de los inversores locales y extranjeros. Hay mucho por trabajar en cuanto a la comunicación y esto será un tema altamente sensible durante el año electoral.

 

Se trata de una oportunidad única que tiene el gobierno para capitalizar la imagen positiva que les dejó este evento en el que quedó en evidencia el apoyo de las principales potencias del mundo. Debería apalancarse en esta pequeña base de confianza lograda y hacerle entender al electorado que un gobierno populista puede echar todo a perder. De todas formas, lo que determinará el humor del pueblo argentino el año próximo vendrá de la mano del éxito o fracaso en el plano económico.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Ventajas competitivas: Factor clave a considerar a la hora de invertir

Escrito por Andres Cardenal, CFA – Sala de Inversión

 

En esencia una acción no es otra cosa que un título de propiedad sobre el capital de una compañía. Como tal el valor de las acciones y su cotización de mercado dependen de la salud del negocio en el largo plazo. Por este motivo resulta fundamental comprender la importancia de las ventajas competitivas sustentables a la hora de identificar papeles ganadores.

En una economía de mercado el éxito atrae a la competencia. Cuando una empresa obtiene niveles de rentabilidad por encima del promedio es habitual que la competencia intente obtener una parte de esa rentabilidad extraordinaria. Solo las firmas con ventajas competitivas sólidas pueden proteger su negocio frente a los embates de la competencia y sostener así su performance financiera en el tiempo.

A continuación analizamos algunas de las fuentes más importantes de ventajas competitivas a tener en cuenta a la hora de analizar inversiones.


.

El valor de marca

 

Muchas veces resulta complejo evaluar y medir el valor de una marca aunque resulta claro que una marca poderosa es un activo estratégico de gran impacto sobre la performance financiera del negocio.

Es importante tener en cuenta que solo porque una empresa cuente con una marca conocida a gran escala esto no necesariamente es una ventaja competitiva duradera. Para que la marca funcione como tal es necesario que los clientes estén dispuestos a pagar precios premium por los productos de la compañía. De todas formas, cuando se presenta a los consumidores la alternativa entre productos similares a precios similares el valor de marca lleva al cliente a inclinarse por los productos de la firma.

Un punto saliente es que el valor de una marca muchas veces se construye a través de los años. Esto implica grandes inversiones en marketing y publicidad o cuestiones relacionadas con la calidad del servicio al cliente y la confiabilidad de los productos de la compañía.

Por lo tanto cuando una empresa cuenta con una marca sólida y bien establecida a lo largo del tiempo es prácticamente imposible para competidores más pequeños y débiles financieramente reducir la desventaja que implica el poder de marca. En este caso la marca menos valiosa habitualmente debe ofrecer precios más bajos para poder competir efectivamente lo cual tiene implicancias negativas sobre los márgenes de rentabilidad.

.

Efecto red

 

El efecto red se da especialmente en negocios relacionados al mundo financiero y las plataformas online. Se conoce como efecto red al proceso mediante el cual el valor de un servicio se incrementa a medida que crece la cantidad de usuarios en la plataforma. Esto implica que a mayor tamaño del negocio también es mayor el valor de la plataforma y sus ventajas competitivas lo cual genera un círculo virtuoso de crecimiento sostenido a largo plazo.

Podemos pensar por ejemplo en compañías como Visa (V) o PayPal (PYPL). Los usuarios valoran los medios de pagos que son aceptados por muchas empresas mientras que las compañías necesitan aceptar los medios de pago que les brindan acceso a muchos clientes potenciales. De esta forma los consumidores y las empresas se atraen mutuamente a los medios de pago más populares y reconocidos.

En el mercado de redes sociales este factor es absolutamente determinante. El principal incentivo para tener una cuenta de Facebook (FB) o Twitter (TWTR) tiene que ver con las oportunidades de interacción que esto presenta. Por lo tanto a mayor cantidad de usuarios mayor es también el valor que ofrece la plataforma.

El efecto red también juega un rol fundamental en el negocio de comercio online de todo tipo de productos. En el caso de compañías como MercadoLibre (MELI) los compradores se acercan a las plataformas de mayor tamaño en busca de más y mejores oportunidades mientras que los vendedores lógicamente necesitan ir donde están los compradores. Por lo tanto tamaño y valor de la plataforma son dos variables que suelen ir de la mano.

.

Ventajas de escala

 

Muchas veces suelen confundirse las ventajas de escala con el efecto red. Si bien ambas están relacionadas con el tamaño de la firma en esencia son dos cuestiones bien diferentes. El efecto red implica que el valor de la plataforma está en aumento a medida que crece el negocio. En cambio las ventajas de escala reducen los costos de la compañía con el crecimiento de la facturación.

Es muy habitual que empresas en diferentes segmentos encuentren beneficios de costos a medida que se incrementa la facturación aunque este factor es especialmente importante en negocios como el comercio minorista.

A compañías como Wal-Mart (WMT) y Costco (COST) la escala del negocio les permite negociar precios agresivamente bajos con los proveedores. Además estas firmas pueden distribuir los costos fijos en una gran cantidad de unidades vendidas lo cual reduce el costo fijo por unidad. Dado que los clientes en la industria valoran especialmente los precios bajos esto es una fuente de ventajas competitivas especialmente valiosas.

 

Valor de marca, efecto red y ventajas de escala son solo algunas de las principales fuentes de ventajas competitivas a tener en cuenta. A menudo las empresas de mayor calidad se benefician en diferentes grados de múltiples fuentes de ventajas competitivas al mismo tiempo, lo cual resulta especialmente atractivo para los inversores.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

6 pasos clave para armar la mejor cartera de inversión

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

La cartera de inversión es mucho más de lo que creemos. ¿Qué es? Es el conjunto de activos en los que invierte una persona o una empresa. Hasta acá parece no haber nada nuevo, ¿cierto? Comúnmente se piensa que nos referimos sólo a un conjunto de acciones de diferentes compañías pero en realidad el portafolio abarca todas las inversiones en renta variable, fija, propiedades, proyectos productivos, acciones de la compañía para las que trabajamos si es que recibimos como parte de compensación, entre otros. Básicamente, es válido incluir todo lo referido al patrimonio. Aunque a primera vista puede parecer sencillo se trata de un proceso delicado en el que interactúan muchas variables.

 

A continuación menciono los pasos que no pueden faltar en la asignación estratégica de activos:

 

  1. Análisis del mercado de capitales

 

A través del estudio de indicadores y datos estadísticos, debemos formarnos una idea de hacia dónde va el mercado global, en qué etapa del ciclo económico se encuentran los países y mercados donde tenemos pensado invertir y en base a esto qué tipo de activos conviene utilizar. Por ejemplo, en un contexto inflacionario, los bonos con cupón fijo en la moneda local no ajustan por inflación, mientras que las acciones tienen la posibilidad de hacerlo.

 

  1. Establecer objetivos de riesgo y retorno del inversor

 

Elegir el tipo de activos (“asset classes”) en los que voy a invertir es sólo una parte del análisis. Por ejemplo, en estos días en que las empresas tecnológicas americanas cayeron de precio, muchos inversores están siguiéndolas para ver si conviene entrar. Pero en verdad si mi perfil fuera ultra conservador no las debería ni mirar porque son demasiado volátiles para lo que busco. Lo que puede ser una oportunidad de inversión para algunos, puede no servirle en lo más mínimo a otros. Entonces, para entender dónde estamos parados debemos plantearnos nuestros objetivos:

 

  • De Retorno: Deben ser realistas y consistentes con las expectativas de mercado.

 

  • De riesgo: cuánto riesgo queremos tomar como inversores, y cuanto en verdad podemos tomar. Nos referimos al deseo de tomar riesgo vs. las condiciones para hacerlo. Una persona puede querer tomar mucho riesgo pero si va a necesitar del capital invertido para comprar una propiedad en 6 meses, su habilidad de tomar riesgo es baja. El caso contrario sería el de inversores jóvenes que tengan un capital separado para invertir que no lo necesiten hasta el momento de su jubilación, pero que las inversiones de riesgo no los dejen dormir de noche. Acá el deseo de tomar riesgo es menor a la habilidad, y siempre vamos con el más conservador.

 

 

  1. Definir las restricciones del inversor

 

Hay muchos tipos de restricciones pero hoy en día la más importante es una: ver cómo “ahorrar” impuestos. Ir a instrumentos que nos permitan diferir el pago impositivo, aprovechar acuerdos como con Brasil donde no pagamos ganancias sobre cupones de bonos soberanos, hoy se vuelve una prioridad.

 

El horizonte temporal y las necesidades de liquidez del inversor también funcionan como restricciones. Si tenemos que hacer retiros de capital constantemente para pagar el colegio de los hijos, deberíamos tener inversiones más conservadoras que nos permitan salir y entrar sin grandes cambios en los precios.

 

 

  1. Determinar el perfil psicológico del inversor

 

Este punto esta íntimamente relacionado con el riesgo que se desea tomar. Puede ser un perfil conservador, moderado o agresivo. Como los propios términos indican, el nivel de tolerancia al riesgo va de menor a mayor. De esta forma, los últimos estarán dispuestos a correr más peligros (lo que se traduce en perder más dinero) a cambio de la posibilidad de obtener mayores rentabilidades. De todas formas, nos terminamos conociendo realmente cuando nos toca enfrentar pérdidas.

 

 

  1. Optimización de la cartera

 

El paso fundamental consiste en combinar los puntos anteriores para poder hacer una cartera apropiada para cada inversor, que considere todas las variables mencionadas. Podemos recurrir a un asesor financiero de confianza que cuente con programas o software de optimización de carteras de inversión, donde podemos analizar la frontera eficiente, ver simulaciones del recorrido de las inversiones a lo largo del tiempo y analizar cómo los retornos y riesgos de la cartera se mueven al modificar las variables iniciales, hasta llegar a la mejor combinación de activos diversificados. Recordemos tomar en cuenta todas nuestras inversiones. Por ejemplo, si ya recibo como parte de mi salario acciones de la empresa tecnológica donde trabajo, lo ideal sería no sumar exposición al sector tecnológico comprando acciones de otras empresas. Si el sector llega a desplomarse perdería por todos lados.

 

  1. Rebalanceo

 

Tanto las expectativas del mercado como las condiciones particulares de los inversores pueden cambiar a lo largo del tiempo. Recibir una herencia o planificar una mudanza son sólo algunos de los cambios que nos pueden hacer ajustar nuestras inversiones. Es conveniente revisar la asignación de activos periódicamente y en caso que sea necesario rebalancear la cartera de acuerdo al nuevo escenario.

 

Como siempre digo, el elemento infaltable en el armado de un portafolio que maximice el retorno dado un cierto nivel de riesgo es la correcta DIVERSIFICACION. Las inversiones son pensadas con la información que tenemos a día de hoy pero tiene que poder resistir los cambios que se presenten mañana y la diversificación es lo único que nos va a terminar ayudando.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo. 

 

———————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 
Facebook
TWITTER
Instagram