Venezuela camina por la cuerda floja

Escrito por Daniela Wechselblatt, CFA

Un día después de que Maduro haya anunciado la formación de una asamblea que estaría dejando de lado a la Asamblea Nacional electa democráticamente, EEUU anuncia la imposición de sanciones en contra del actual presidente de Venezuela.

Ya hace meses que en Venezuela las protestas en las calles en contra del gobierno son moneda común. Pero con estas sanciones el panorama se complica aún más para el actual mandatario. No es casualidad que la Asamblea Nacional que se quiere dejar fuera de juego esté dominada por la oposición. Es un acto que muestra las intenciones del gobernante de perpetuarse en el poder.

 

¿En qué consisten las sanciones impuestas por el país del norte?

 

La administración de Trump anunció que todos los bienes que Maduro tenga en territorios bajo jurisdicción estadounidense serán congelados y se prohíbe a personas e instituciones americanas realizar transacciones con el mandatario.

 

¿Cómo reaccionan los mercados?

 

La probabilidad de que Venezuela entre en default de pagos de su deuda externa en el próximo año saltó al 64% de acuerdo a datos proporcionados por Bloomberg. A pesar de la riqueza que posee el país en reservas de crudo, los años y años de mala administración gubernamental hicieron que las reservas que tiene el país hoy en día no superen los 10 billones de dólares. Por otro lado, el estado debe cumplir con el pago de USD 1.6 billones en octubre y otros USD 1.9 billones en noviembre. Sumado a las pobres reservas, el problema de liquidez se agrava porque más del 70% de las mismas son en oro.

 

A continuación, podemos ver cuáles son los rendimientos de los bonos soberanos de Venezuela por fechas. Por ejemplo, uno de los más cortos vence en 2018 y rinde 82% en el plazo de 1 año, comprándose en aproximadamente 55 USD. En 6 meses estaría pagando una parte del cupón y en 1 año la amortización final y la otra parte del cupón. El flujo total a recibir hasta agosto del 2018 sería de 113.625 USD por cada 55 USD invertidos hoy. Suena tentador, ¿cierto?. Claro, hablamos de un país que esta a un paso de la cesación de pagos.

 

Aunque el escenario de default pueda ser inminente, recordemos que los bonos soberanos suelen tener un valor de recupero. Tal como sucedió luego del default argentino en 2001, el gobierno tuvo que salir a renegociar con los acreedores y ofrecer el de canje la deuda. Esto ocurrió en 2005 y 2010, y haciendo el pago final de la deuda a los holdouts que no aceptaron el canje recién en 2016 con el gobierno de Cambiemos.

 

El valor de recupero promedio de deuda soberana se estima que ronda los 30 dólares, tomando en cuenta los defaults de países latinoamericanos en el periodo de 1978 al 2010. De todas formas, en el caso de Argentina, el valor de recupero fue más elevado. Para aquellos inversores valientes que no tengan necesidades de liquidez y que estén dispuestos a armarse de paciencia y sentarse a esperar, la mejor estrategia es comprar bonos que tengan bajo costo por papel, para que en el caso de cesación de pagos la pérdida de capital se minimice. Es una inversión no apta para cardíacos y sólo para un perfil de inversor muy arriesgado.

 

La principal fuente de ingresos de Venezuela viene por la exportación de petróleo. No es un país que se pueda dar el lujo de cerrar su economía por mucho tiempo. Tarde o temprano algo tendrá que ofrecer a los acreedores de deuda para volver a insertarse en el sistema y poder salir adelante.

 

¿Estás buscando asesoramiento financiero? ¿Querés invertir de forma inteligente de la mano de especialistas que te guíen? Contactate con nuestro equipo.

————————————————————————————————————————

La información en este blog pretende ser útil y precisa para sus lectores. Sin embargo notar que no hay garantía de que la información sea precisa o que pueda cambiar de un momento a otro. Por favor notar que las opiniones vertidas en estas notas no constituyen una recomendación de compra o venta de ningún título valor. Quienes escriben estas notas no asumen responsabilidad por potenciales pérdidas que puedan surgir a partir de la lectura de las mismas. 

Leave a Reply